Categories
Blog Fundación AVA

Consecuencias de la Pandemia en la Salud Mental de Niños Menores de 3 Años

Consecuencias de la Pandemia en la Salud Mental de Niños Menores de 3 Años

Los pediatras están detectando unas nuevas consecuencias de la pandemia y de la situación de confinamiento y del aislamiento social por las medidas ante la pandemia de la Covid-19.

Los padres primerizos han detectado comportamientos de sus hijos pequeños, sobre todo, menores de 3 años, que relacionan con el aislamiento pero que podrían estar vinculados a algún tipo de retraso en su desarrollo.

“Cuanto más larga sea la cuarentena, el riesgo de que acabe teniendo un impacto en la salud psicológica de los niños a largo plazo será mayor”, alertan los expertos. Aunque no hay evidencia científica de cómo puede afectarles el confinamiento, porque es una situación nueva.

Los niños menores de 3 años pueden mostrar signos difíciles de detectar porque su lenguaje es mas inmaduro y no saben elaborar lo que sienten porque no tienen aún las herramientas emocionales necesarias para ello.

Los padres han retrasado la consulta con el pediatra porque no saben si la conducta de sus hijos es por el confinamiento o por una alteración en el desarrollo.

La mayoría de las alteraciones tienen que ver con la falta de estímulos exteriores, falta de juegos con otros niños, extrañeza ante los desconocidos y consumo de televisión.

Ante la duda, siempre es recomendable acudir al profesional, que valorará al niño e indicará si la alteración está dentro de la normalidad o precisa tratamiento lo antes posible

En estos casos, cierto retraso en el inicio del lenguaje, dificultades sociales o retraso en el control de esfínteres son normales.

¿Cuáles son los signos de alerta?

Consecuencias de la PandemiaCon tantas cosas como están sucediendo, es fácil que se nos escapen algunas señales, especialmente cuando se trata de reconocer signos de estrés.

Existen algunos comportamientos a los que los padres deben prestar más atención.

Estos signos podrían indicar que el niño puede estar teniendo problemas para sobrellevar la pandemia.

  • Síntomas de estrés: como arrebatos de ira, berrinches, arrojar cosas, gritar, etc.
  • Cualquier cambio en el humor
  • Estar más callados o retraídos de lo habitual o que lo expresen con gestos, como desafiar a los padres
  • Una baja tolerancia a la frustración
  • Conflictos más frecuentes con los hermanos
  • También es común que se resistan a la hora del baño
  • Cambios en los patrones de alimentación, rechazo a las comidas, cambios de gustos…
  • Es habitual que los niños vuelvan a hacer cosas como “hacerse pis” cuando ya controlaban esfínteres
  • Sentirse asustado se refleja en la ansiedad de un niño, como esconderse debajo de las sábanas. De repente tiene miedo de todo
  • Volver al comportamiento de un bebé
  • La dificultad para conciliar el sueño, permanecer dormido y la baja calidad del sueño. Horarios de sueño interrumpidos. Pesadillas y terrores nocturnos
¿Qué pueden hacer los padres?

Consecuencias de la PandemiaComo ocurre también con los adultos, no todos los niños están viviendo el confinamiento igual.

La edad es un factor importante, hasta los dos años aproximadamente, si los padres están bien, los niños generalmente estarán bien. A partir de entonces depende mucho del propio niño, de su capacidad de resiliencia, y también de cómo gestione la familia la angustia y la incertidumbre, de cara a aportarle un entorno seguro y estabilidad, que son muy importantes.

Todas las experiencias que vivan los niños tendrán repercusiones en su salud mental a largo plazo, por lo que es fundamental que todo lo que vivan sea de forma lo mas positiva posible, aunque las circunstancias sean desfavorables.

Recomendaciones para mitigar el impacto psicológico negativo de la cuarentena en niños pequeños
Si se produce una separación (por ejemplo, por hospitalización) de la madre o del padre hay que asegurar un contacto regular (por ejemplo, por teléfono).
Explicar a los niños lo que ha sucedido y el propósito de estar confinado en su hogar de manera apropiada para su edad.
Los niños de todas las edades se benefician de las actividades estructuradas y de la rutina.
Hay que permitir y tolerar el uso de internet, televisión y radio, pero se debe evitar tener la televisión siempre encendida.
Se debería considerar reducir la cantidad de tiempo de pantalla y vigilar el contenido para evitar la preocupación y el miedo.
Se debe promover el contacto virtual con familiares a través de Internet y el teléfono.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *